Se desconoce el número de católicos que viven en la región rusa de Siberia, pero los datos poco le importan al padre Paolo Paganini, que vive en una de las zonas más extremas del mundo. Él se limita a salir a los caminos llenos de nieve para llevar el Evangelio allí donde nadie querría estar.

Hablar de Siberia inspira la desolación de los gulags soviéticos; el exilio a los campos de trabajo rusos de quienes eran un estorbo para el régimen comunista; infinitas tierras blancas con un frío tan intenso que congela el agua hirviendo… Un lugar, en suma, en el que nadie querría estar.

Sin embargo, hace cuatro años que el joven sacerdote Paolo Paganini dejó su Milán natal para asentarse en esas colinas heladas y evitar que se hiele la fe de los católicos que viven en esta región de Rusia. 

A cuarenta grados bajo cero
En rigor, según explica para Misión, el padre Paganini no eligió vivir en uno de los lugares más fríos del mundo, donde las temperaturas llegan a los 40 grados bajo cero. “Ni siquiera existía interés o atracción especial por Rusia”, cuenta.
Pero, como subraya con humor, “cuando perteneces a una comunidad misionera, ir a lugares que no has elegido va dentro del pack”. Por eso, evangelizar en Siberia le hace  “profundamente feliz”.
El padre Paolo pertenece a la Fraternidad Sacerdotal de San Carlos Borromeo, que sigue el carisma de Comunión y Liberación (CL). Esta Fraternidad está presente en Siberia desde la caída de la Unión Soviética, cuando, según explica,  “se le pidió a Luigi Giussiani (el fundador de CL) enviar sacerdotes a esa zona de Rusia porque había católicos pero nadie que los atendiera”.  Actualmente,  “tenemos encomendadas dos parroquias cerca de varias ciudades y otras dos zonas a tres horas en coche”, cuenta.

Cura de humildad
En Siberia el padre Paolo ha encontrado respuesta a dos preguntas que, según explica, son necesarias en su vida:  “¿Qué quiere Dios de mí? y ¿Dónde quiere que esté?”.
“Si tienes clara la respuesta a estas preguntas, todo se convierte en algo sencillo y haces cosas que nunca pensaste que serías capaz de hacer. Porque el Señor quiere que estés allí y te da la fuerza”, argumenta.
De hecho, el padre Paolo resta importancia a las condiciones extremas en las que vive y asegura que  “sin duda es una misión particular, pero el contacto con la gente te hace olvidar las condiciones en que estás”.
Eso sí, precisa que lo más duro es aceptar el cambio físico necesario para vivir allí:  “El frío es seco y se combate fácilmente, pero vivir en estas condiciones climáticas obliga a cambiar el metabolismo, y hace que tengas siempre sueño y cansancio. A veces salgo solamente a hacer la compra y vuelo a casa como si hubiera hecho la maratón. Por eso hace falta mucha humildad, porque querría hacer muchas más cosas y, en ocasiones, simplemente, no puedo”, explica.

Una Iglesia de exiliados
Otra de las dificultades que encuentra son las grandes distancias que recorre para atender a las comunidades cristianas:  “Me encuentro solo durante muchas horas, y es muy fácil caer en lamentos. Hace falta centrar los pensamientos y ponerlos en Dios”.
Ni siquiera él mismo conoce el número de católicos que viven en Siberia, una Iglesia  “hecha de exiliados”, porque históricamente “esta era una zona de castigo, donde llegaban condenados por diversos crímenes, exiliados, presos políticos… La mayoría de quienes viven en Siberia en realidad no querrían estar aquí, porque fueron enviados de manera más o menos forzada”, relata el misionero.

Fe contra la persecución
Sin embargo, la presencia de católicos se ha mantenido en estas condiciones incluso cuando la represión comunista les obligaba a vivir su fe en la clandestinidad. En aquellos años, la Iglesia sobrevivió gracias a las abuelas, que transmitían las nociones básicas de la fe a las nuevas generaciones.
Por eso, el padre Paolo sabe que  “a pesar de llevar muchísimos años alejados de la Iglesia, aquí hay muchas personas que vuelven a ella y es como si nunca se hubieran ido. Hay una gran sed de Dios, a pesar de que se ha intentado propagar el ateísmo como modo de vida”.

Y concluye: gracias al ardor de los católicos, en la gélida Siberia  “la fe se ha mantenido de una manera increíble”.

 

© Revista Misión : https://www.revistamision.com/el-fuego-de-la-fe-arde-en-siberia/

lea también

Todos los artículos